Bye Bye Seguridad Social

Pasan los días y no es fácil pensar en diciembre. Se ve lejos. Se ve con miedo.
Intento hacer mi vida normal. Básicamente trabajar, trabajar, trabajar.

Y pienso:  «este estrés no me ayuda. No me ha ayudado nunca».

Me propongo metas nuevas. Me propongo no pensar en ello……pero es inevitable.

¿Y si después de invertir todo el dinero no funciona?. ¿Si otra vez sale mal?. ¿Qué haremos?. ¿Habrá un siguiente paso?. ¿O quiero parar?.

La mayoría de días no tengo buen humor aunque me pongo el mantón bordado de colores y nadie lo nota.
En casa me siento protegida.
Me relajo y leo a otras chicas como yo. Luchadoras.
Todas con los mismos miedos. Con las mismas caídas. No sé quién dijo que tener hijos era fácil cuando me doy cuenta que hay todo un universo de parejas que tienen problemas para conseguirlo.

El viernes 28 de septiembre fui a la última visita con la Seguridad Social.

Nada más entrar miré a la doctora y con cara de sentir compasión me dijo: » tenemos que darte el alta como sabrás. Ya has hecho los 3 ciclos que cubre la SS, te hemos hecho 5 transferencias, no te queda ningún congelado y tienes 40 años»…..

Pensé: «Gracias por recordármelo todo, sobre todo los de los 40 años».

Pero lo entendí. Era hora de dejar paso a otras parejas que necesitan de esta misma ayuda. Espero que ellos puedan tener más suerte.

Cuando empecé en la Unidad de Reproduccción Asistida hace 4 años, nunca pensé que acabaría mi trayectoria igual que la empecé, con los brazos vacíos, solo que más vieja y más cansada.

La doctora me preguntó si íbamos a seguir intentándolo por lo privado, como le dije que sí (le hablé de Juana Crespo) me preparó un informe resumen.

Leyéndolo me dijo que se veía que tenía una buena reserva ovárica pero que luego los resultados no eran buenos y todo podía ser debido a la calidad de mis óvulos.

Os pongo el extracto del informe:

Cuando me entregó el informe quise darles las gracias, porque después de tantas consultas, tantas ecografías, tantas negativas, tengo que decir que siempre me han tratado bien.

 

¿Quizá podían haber hecho más de lo que hicieron?. Seguramente sí.

Pero, ¿eso es culpa de los doctores?. No lo creo, ellos tienen un protocolo y un presupuesto que tienen que cumplir. Así es la Seguridad Social. Aún recuerdo las palabras del ginecólogo cuando le llevé el informe de la inmunóloga de la Clínica Ruber, la Dra. Silvia Sánchez Ramón. Me dijo: «yo habría hecho lo mismo».

Ellos saben las limitaciones con las que cuenta la Seguridad Social.

Me despedí diciéndoles que me sentía muy agradecida por el trato que me habían dado y empecé a emocionarme. Se me cayeron dos lagrimones y a partir de ahí no pude parar. Me entró hasta congoja.

Había visto muchas veces sentada en aquella sala de espera, salir a parejas de aquella consulta llorando. Y ahora me tocaba a mí……Nunca piensas que te puede pasar a ti.

Maldita esperanza. O bendita, ….ya no lo sé.

Salí de la consulta tapándome la cara por el pasillo. No quería que nadie me viese. Tenía que volver al trabajo pero antes tenía que calmarme.

Salí a la calle y lejos de sentirme mejor, el llanto me atacó de nuevo.

Busqué el coche por el parking como quien busca refugio en la lluvia.

Me senté dentro y me miré al espejo. Quería borrar todo rastro de lágrimas.

«Soy fuerte. Soy fuerte. Aún queda camino por andar».

Porque cuando una puerta se cierra, otra se abre.

 

10 comentarios sobre “Bye Bye Seguridad Social

  1. Siento mucho tu situación, es muy difícil superar los golpes que nos dá la vida, yo tardé 11 años en embarazarme, tengo 40 años y 3 meses de embarazo de gemelos, mi primera fertilización y pegó, pero fueron tantos años de malos tratamientos, de desgaste emocional, de tristezas, en fin, espero todo salga bien, saludos desde México.

  2. Hola guapa, mucho ánimo y nunca te des por vencida, como bien dices busca otra puerta para abrirla, que hay estara tu objetivo. Intentalo de nuevo, que lo vas a conseguir.
    Muchos besos y muchos ánimos.

  3. Hola guapa:
    Vas a estar en las mejores manos, no tengas ninguna duda. Yo estoy en la clínica de Juana y en cuanto salí de la primera consulta me di cuenta de que de allí no me movería.
    De vez en cuando les quedan huecos libres, si quieres llamales algún día y pruebas, así no se te hará tan larga la espera.

    Animo y mucha suerte!

  4. Hola, me he leído todos y cada uno de tus post. Yo tengo casi 36 años y llevamos ya un bioquímico y un ectópico en 8 meses. Sé que he empezado solamente esta aventura y tú blog me ha gustado mucho.
    Muchas gracias por relatar tú experiencia, esto no es fácil y nadie nos habla de ello…

  5. Hola guapa, he descubierto tu blog hoy por casualidad y me he leído todos los post del tirón, jeje.
    Lo primero decirte que, como el resto de chicas que estamos pasando por esto (la pareja normalmente lo vive diferente, al menos en mi caso), te entiendo perfectamente y me siento muy identificada con tus miedos, tus frustraciones y con tu necesidad de respuestas. Esto último fue precisamente lo que, tras 6 transferencias fallidas en una clínica (yo empecé directamente por lo privado) y varias pruebas (aunque no todas las que deberían haber hecho), me llevó a decirle a mi marido que me quería cambiar porque ya no me fiaba del sitio donde estábamos (es largo de explicar, pero vi varias cosas que no me cuadraban). Así que, tras dejarnos un pastizal, nos fuimos a otro centro de nuestra ciudad (y encima algo más barato!). No sé si por el historial que llevaba o qué, me hicieron bastante más caso, pruebas que realmente necesitaba y ahora estoy embarazada de 17 semanas y pico (del único blasto sano que teníamos). Curiosamente, tampoco está siendo un camino de rosas, porque he estado casi un mes con un problema bastante raro llamado ‘encarcelamiento uterino’, que le pasa a un porcentaje muy pequeño de gente con el útero en retro, que ya es poco usual de por sí. Pero bueno, cuando pienso en todo lo que hemos pasado, intento relajarme y pensar que todo va a ir bien.
    Cuando estuve mirando nuevas clínicas, la que mejor ponían en blogs, instagram, foros y demás sitios es la de Juana Crespo (que al final descartamos por vivir en la otra punta del país), así que creo que vas a estar en las mejores manos y con su ayuda lo vas a conseguir. Te deseo toda la fuerza y suerte del mundo, me seguiré pasando por aquí a ver qué tal vas.
    Ah! Y por último, no sabes lo culpable que me sentía yo tras los fallos de mis transferencias, pensando que había hecho algo mal o poco reposo, y luego resulta que en la que me he quedado no hice reposo ni el primer día (me recomendaron vida normal para irrigar bien el útero), discutí con mi marido, tenía la ansiedad por las nubes…y aún así fue un positivazo.
    Perdón por la parrafada, muuucho ánimo y un beso enorme.

    1. Muchas gracias por contarme tu historia. Aunque ya imagino que de forma muy resumida porque entiendo por todo lo que debes haber pasado.
      Me alegro muchísimo de que hayas conseguido tu sueño y no te preocupes que todo va a salir genial. Disfruta de tu embarazo que te lo mereces y no pienses en negativo. Lo del útero es algo que teniéndote controlado, estará bien.
      Me gustaría que me fueses contando cómo va yendo todo.
      Un besote grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *