Julio 2014-Cortocircuito

11 Julio 2014. De baja en casa, en pleno verano, no podía ir más que del sofá a la cama y de la cama al sofá. Intentaba repetirme que todo va a ir bien pero no había dejado de manchar y eso me atormentaba.

El día 16 de Julio tenía cita de nuevo en al hospital. Me hicieron una ecografía donde no se vió nada. Supuestamente estaba de 6+1 y me dicen que definitivamente, estoy abortando. Justo las palabras que no quería escuchar.

Me hicieron una prueba llamada Beta, que en aquel momento desconocía (luego ya me hice una experta) que mide la cantidad de hormona que se segrega cuando estas embarazada, y me indicaron que tenía que esperar dos horas para volver a por el resultado.

Me encontraba muy agobiada, llevaba días sin salir y la noticia del aborto me cayó como un jarro de agua fría. Le dije a mi contrario que no quería quedarme en el hospital dos horas, que necesitaba que me diese el aire y decidimos irnos a una terraza a tomar algo. Sin duda, una mala decisión por mi parte.

Nada más sentarnos, empecé a encontrarme mal. Comencé a sentir sudores fríos, un fuerte dolor de ovarios, la boca seca y estaba perdiendo visión. Sabía perfectamente cuales eran los síntomas y que lo siguiente era perder el conocimiento. Con un hilo de voz, intenté decírselo a él y todo se volvió negro.

No sé cuánto tiempo pasó. Recuerdo las voces de la gente a mi alrededor como un sonido lejano. Había alguien dándome golpecitos en la cara y zarandeándome. Yo quería volver en sí, poder hablar, moverme, pero mi cuerpo no me respondía, estaba completamente sin fuerzas, me sentía muy débil.

Mi contrario me contó después que la cara se me escurrió hacia abajo, que puse los ojos en blanco y que me dieron convulsiones. Ahora nos reímos de todo esto, pero en aquel momento, yo pensé que me estaba muriendo.

He perdido el conocimiento muchas veces pero esta fue la vez, que más tardé en llegar a recuperarme y volver a un estado normal.
Estos mareos me ocurren cuando tengo reglas muy dolorosas, estoy baja de defensas y también cuando hay algo que emocionalmente me afecta demasiado. La primera vez que perdí el conocimiento tenía 5 años. Creo que mi cuerpo utiliza la pérdida de conciencia como válvula de escape. Es como si tuviera un cortocircuito. Encuentra algo que no puede soportar y entonces, ocurre.

Nervios

En seguida llamaron a una ambulancia, pero pasó mucho rato y no llegaba. Al final pararon a un coche de la policía que me llevó al ambulatorio. Entré con 45 pulsaciones y 70/50 de tensión. Vino la ambulancia y me llevaron al hospital. Pedí que avisaran a mi hermana.

En el hospital el ginecólogo, me echó la bronca por haberme ido del hospital y con toda la razón. Me dió los resultados de la beta: 1335. Según las tablas de valores estaría de 5-6 semanas. Pero eso ya daba igual, lo estaba perdiendo.

Me volvieron a citar para otra beta dos días más tarde.

Recuerdo que habíamos reservado una casa preciosa en Málaga para irnos de vacaciones con otra pareja. Tuve que llamar para anularla. En la llamada comprobé una vez más, que la empatía escasea en la población: ”cuanto lo siento guapa, pero no puedo devolverte la reserva”…..me dijo la dueña. Un encanto de persona, vaya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *