Perdón por elegir

Antes de nada quería pediros disculpas porque llevo mucho tiempo sin escribir. Han pasado muchas cosas desde enero que fue mi ultima entrada y me siento en deuda con vosotras porque muchas me habéis escrito comentarios y correos electrónicos a los que no he contestado, y creo que es el momento de daros una explicación sobre mi ausencia.

Para comenzar, deciros que mi resonancia pélvica salió perfecta. Nada de Adenomiosis ni otras alteraciones.

Sinceramente, tenía la esperanza de encontrar algo principalmente por confiar en la Doctora Juana Crespo y también por encontrar por fin una respuesta a mi infertilidad. Pero al leer el informe y ver que todo era correcto, decidí parar. Parar para siempre.

Ya no quería más segundas opiniones, únicamente poner fin a tantas pruebas médicas. Me quedaría con mis dolores de regla inexplicables de por vida y probablemente sin tener hijos.

Mentiría si os dijese que ese día al llegar a casa y contarle a «mi contrario» los resultados y decirle que no quería seguir con más tratamientos algo se rompió. No era cierto. Ese «algo» se había roto ya hacía unos meses. Llevaba al menos desde octubre con la idea fugaz de no querer continuar. Me daba miedo profundizar en por qué no quería seguir, pero al final, por mucho que quieras huir y tapar, todo sale.

Y salió.

Pasé las Navidades replanteándome toda mi vida. No me sentía feliz. Lo que había pasado, no podía cambiarlo, pero…..¿qué quería para mi futuro?. Y la respuesta se me repetía una y otra vez: VIVIR.

Llevaba dos años encapsulada, sin prestar atención a lo que había a mi alrededor. Lo que al principio fue una obsesión, se fue convirtiendo en una rutina. Recuerdo el ultimo año de tratamiento que cuando la gente me decía la típica frase de «tienes que relajarte, que ya verás como viene solo», yo me reía por dentro. Para mi hacerme pruebas, pincharme hormonas, asistir a consulta, era algo mecánico. Lo hacía sin más. Sin preguntarme a mi misma si quería hacerlo o no. Simplemente lo hacía.

Y llegó el momento crítico de preguntarme: ¿Sigues sintiendo lo mismo por él?. Y me encontré de bruces con un NO.

Permitidme que no profundice en ese «NO», ….por respeto,…. por privacidad. Simplemente deciros que a veces vas cargando la mochila de piedras y llega un momento en el que el peso no te deja avanzar. Y es en el instante en el que te paras para descansar, en el que te das cuenta que tu espalda ya no puede más y que lo que necesitas es vaciar la mochila para poder llenarla únicamente de cosas que no pesan pero que te llenan el alma. Porque solo hay una vida. UNA. Nada más.

No es culpa de nadie y al mismo tiempo, es de los dos. Creo que yo esperaba unas cosas de él y él esperaba otras de mí. A veces evolucionamos y nuestra pareja no lo hace al mismo ritmo que nosotros.

Y como ocurre en cualquier mezcla química, la alteración de un solo elemento, hace que todo se transforme y se mueva. Así que a la ruptura de mi relación tengo que añadir que en mi trabajo me plantearon la posibilidad de llevar la Dirección General de la empresa (aunque está pendiente aún que se tome la decisión), que a principios de febrero comencé a perder visión del ojo izquierdo y me diagnosticaron una coriorretinopatia serosa por estrés, que tengo los dos pechos llenos de quistes de líquido debido a los tratamientos hormonales y que he tenido que comenzar un Máster en Dirección de Empresas que durará un año.

Creo que a veces salir de la famosa «zona de confort» trae sus consecuencias, pero espero que todo merezca la pena.

Quiero pedir perdón a todo aquel que haya leído mi blog desde el comienzo y que no entienda mi postura. Perdón por tomar decisiones, por querer avanzar, por sentir la necesidad de cambio.

A veces me inunda el sentimiento de culpa en forma de autocastigo. Al fin y al cabo esa es la educación que hemos recibido la mayoría, como si culparnos nos acercase más al perdón de la persona a la cual hemos dañado, como si nos liberase de esa carga.

Pero intento frenar y bloquear esa culpa y me digo a mi misma «No te rindas».

No te rindas, aun estas a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos,

No te rindas por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque cada día es un comienzo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estas sola,
porque yo te quiero.

(Mario Benedetti)

Continuará……

 

10 comentarios sobre “Perdón por elegir

  1. Tengo la piel de gallina! Me parece muy valiente por tu parte. Seguro que te esperan cosas maravillosas en esta nueva etapa! Ahora a vivir a disfrutar, llena la mochila de cosas que te llenen el alma.

  2. 👏🏻 👏🏻 👏🏻 👏🏻 👏🏻 👏🏻
    No podías haberte explicado mejor, deseo de todo ♥ q a partir de ahora tu vida dé un giro maravilloso y claro q vas a ser feliz, eres muy valiente, un 🤗 enorme

  3. Preciosas palabras
    Siento todo lo malo que has tenido que pasar…pero si has tomado esa decisión…mucho ánimo y hacia adelante.💪💪💪
    A mi también me gustaría ser madre, pero no a cualquier precio, y tampoco al precio de pagar con mi pareja que a día de hoy soy feliz, ni de mi salud, ni de autorrealización…
    Y hay que saber parar…y disfrutar de la vida que tenemos. En el futuro nunca sabemos que pasará!
    Un abrazo fuerte y a cuidarse mucho!

  4. Te he encontrado hoy y he leido por todo lo que has pasado… Te comprendo, lo hago porque yo he sufrido en mis carnes 8 Icsis de los cuales uno fue embarazo ectopico(metrotexate 15 dias, rotura de trompa, laparoscopia que termino en laparotomia, casi muero en quirofano), 2 embsrazos bioquimicos y por ultimo 2 trstamientos con donacion de embrion… Todo negativo. Necesitabamos descansar despues de 6 años intensos, dejamos los ttos cusndo yo tenia 40 años, pensamos en que en algun momento volveriamos a intentarlo… Han pasado 5 años, nunca volvimos a la clínica. A nosotros nos paso al contrario que a ti,nos unimos mas… Y hasta hoy… precisamente hoy me han dado una mala noticia, tengo un mioma muy grande llevaba 2 años controlandolo, ahora ha crecido demasiado. Me aconsejan histerectomia o seguir un tto con pastillas q si no da resultado tengo que hacer la histerectomia de todas formas, he optado por probar primero las pastillas. Y ahora me pregunto: De verdad merece la pena sufrir tanto , de verdad merece la pena hormonarse tanto, estot segura q es pir culpa de tanta hormona innecesaria… Espero que te vaya bien y si es tu felicidad eso que te llevas, un beso

  5. Hace solo unos días que descubrí tu blog y me lo he leído casi entero. Acabo de leer tu última entrada y no quería irme sin desearte todo lo mejor. Elijas lo que elijas, hagas lo que hagas, te deseo toda la suerte del mundo y que encuentres la felicidad. No pidas disculpas. Tod@s tenemos derecho a vivir nuestra vida de la forma que creemos más conveniente. Un abrazo.

    1. Yo me sumo a los otros mensajes, eres muy valiente! A veces creo que la vida nos da señales que no queremos ver, por cobardía, y solo algunos pocos consiguen interpretarlos.

  6. Eres muy valiente. Gracias por compartir tu experiencia.
    Te deseo lo mejor, y que este dolor que sientes ahora se vaya diluyendo , poco a poco. Porque: “Esto también pasará”.
    Un abrazo

  7. Yo he leído desde el comienzo tu historia, y me emociona profundamente, creo que eres una mujer luchadora , y no pienso en absoluto que debas pedirnos perdon a tus lectores por tus decisiones , puesto que esas son tuyas y de nadie más. Afecta a terceros pero de tu entorno, no de los lectores.
    Esta lectora anónima te da las gracias e intenta trasmitir toda la energía positiva para que sigas caminando.
    Un abrazl

  8. Puf, ¡eres muy valiente! He llegado a tu blog buscando sobre Juana Crespo. No me puedo creer que se la venere tanto… a mí me pasó algo parecido a lo que te pasó a ti. Me habló de una endometriosis de caballo, de ovarios quemados, horrible. De tan directa que es, resulta maleducada. Poco tacto, horas de espera, aviones perdidos por sus retrasos… Me pidió una resonancia y no tenía nada de nada. Me quiso operar para «restaurarme el útero» aunque en una consulta posterior rectificó; fui en plena ovulación y me hizo la ola, mis ovarios estaban perfectos. Aun así seguía afirmando que aunque ni con su ecógrafo, ni por síntomas, ni en resonancia se viese, estaba segura de que estaba plagada de endometriosis.

    Aun así busqué una segunda opinión, por el miedo que me había metido decidí entrar a quirófano (no con ella, me lo cubrió el seguro) y tal y como aparecía en los resultados de la resonancia, no tenía NADA de NADA.

    Solo veo que quien pasa por la consulta de Juana sale con un presupuesto para operar y después estimular a lo bestia. Aunque no sea necesario.
    Como tras más analíticas también me aparecía un problema inmunitario, acudí a ver a la Dra. Monica Redondo. Un ángel. Me puso tratamiento para esto y ¡BINGO! Menos mal que salí huyendo de JC, su palacio, sus secretarias ideales… de verdad, se me ponen los pelos de punta al pensar en la experiencia.

    Espero que el cambio haya sido para mejor, que encuentres tu camino y que seas muy feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *