Quinta transferencia y última por la Seguridad Social

Pues agosto era el mes elegido para mi quinta transferencia. Ya sabéis que sólo me quedaba un blasto congelado y que esta vez iba a ir en ciclo natural, nada de medicación.

Primeros controles

El día 4 de agosto me había bajado la regla y me citaron para el día 10 como primer control. Sólo eran 6 días de ciclo así que no sirvió de mucho.

El siguiente control fue el día 13 de agosto, lunes. Cuando abrí la puerta de consulta me alegré mucho porque era mi ginecólogo de siempre. Él me llevó el control del ectópico y la mayoría de las FIV.

Me dijo : «voy a hacerte una eco vaginal pero aún es muy pronto para ver algo porque sólo estas a día 9 del ciclo, así que ya en lugar de citarte dentro de 2 días, te citaré dentro de 4«. Le dije que perfecto.

A mí tampoco me gustaba estar faltando en el trabajo. Así que me desnudé y me subí al potro. Cual fu nuestra sorpresa que giró el monitor hacia mí y me dijo: «tienes el endometrio trilaminar perfecto y está a 7,4 mm, pero es que tienes un folículo ya de 17 mm, así que, esto está YA«.

¿Cómooooo?. Pero si es muy pronto, cómo puede ser??!!!!!!. Y en mi cara empezó a aparecer una sonrisa de oreja a oreja.

Así que empezó a apuntarme cosas en «la hoja de ruta» (como ellos le llaman) y me programó la transferencia para el 22 de agosto, miércoles. El día 19 de mi ciclo.

                                                       ¡¡¡YUJUUUUUU!!!!!

 

 

El martes 14 me tenía que pinchar el Ovitrelle a las 21:00 h. Eso quería decir que en 36 horas desde su administración, se produciría mi ovulación. Eso era el jueves 16 de agosto, a las 9 de la mañana.

El día de ovulación se cuenta como día 0, y el miércoles 22 sería por lo tanto el día 6.

Mi embrión tenía 5 días (era un blasto) y normalmente deberían programar la transferencia, los mismos días después de la ovulación, que días tiene el embrión.

¿Tendría que ser la transferencia entonces el día 21 de agosto?

Hay que recordar que los embriones no tienen días exactos, y que la ventana de implantación no sólo dura un día, por lo que para embriones de 5 días, la transferencia entre el día 5 y el 6 después de la ovulación, estaría correcto.

 


El Miércoles 15 comencé a pincharme la heparina (Innohep 4.500 Ul ) y a partir de ahí todos los días a las 21 horas.

La heparina….mi esperanza en esta quinta FIV. La esperanza que me trasmitió la Doctora Silvia Sánchez Ramón de la Clínica Ruber. La inmunóloga que vió mis problemas con la coagulación de la sangre, cuando la hematóloga de la Seguridad Social no quiso darle importancia.

(Os dejo aquí el enlace a la entrada en el blog donde os cuento este episodio: http://infertilidadsincuentosdehadas.com/mas-pruebas-y-cita-con-la-inmunologa/

El Jueves 16 comencé a ponerme los óvulos de progesterona por la noche. Esta vez Utrogestan 100, en lugar de Progeffik. Son 2 cápsulas blandas de 100 cada 8 horas. También se pueden tomar de forma oral, pero yo prefiero vaginal porque tiene menos efectos secundarios.

La progesterona, la heparina y las vitaminas (Isovorín y Femibión 1) comenzaron a ser compañeros inseparables y obligatorios en mi día a día.

El Adiro tuve que suspenderlo 3 días antes de la transferencia según indicaciones de la Dra. Sánchez Ramón, es decir, el domingo día 19 y retomarla 6 horas más tarde de la transferencia.

Y llegó el día de mi quinta transferencia

Día 22 de agosto

Esa noche no dormí apenas. Lógico. Nos jugábamos mucho en esta ocasión. Ya no nos quedaban embriones congelados y los 3 ciclos que permitía la Seguridad Social estaban agotados.

Me monté en el coche como si me hubieran puesto un palo en la espalda y prácticamente no hablé en todo el camino. Estaba casi catatónica de los nervios. Sólo hablé para decir que aunque en el Hospital me habían dado cita para las 11:30 h, luego había recibido un mensaje de texto de la clínica diciéndome que sería a las 12:20 h.

Y se me ocurrió preguntar a mi contrario: «¿ A ti no te habrán llamado para nada, no?. No sé, tengo miedo a que el embrión no haya descongelado.»

A lo que él contesta: » Pues tengo dos llamadas de ayer de un número muy largo».

Y se me paró el corazón.

«¿Cómoooooo?. ¿Puedes devolver la llamada a ese número, por favor? «….(Y fue la primera vez que no tuve que repetirle una instrucción dos veces….mi mirada se lo dijo todo).

Cogió el teléfono y marcó de inmediato. Sonaron varios tonos, puso el manos libres……yo al borde del colapso claro….y se escuchó: «Unidad de Reproducción, buenos días».

El corazón se me salía por la boca. No era capaz de articular palabra. Posiblemente en ese momento, el color de mi cara era el mismo que el de Edward Cullen en Crepúsculo.

Conseguí hablar y decirle que teníamos dos llamadas perdidas del día anterior, que íbamos hacia allá porque teníamos la transferencia . Me preguntó el nombre y  me dijo: » ah nada, tranquila, era porque creo que en el Hospital os dieron la cita a las 11:30 h , pero en realidad la transferencia será a las 12:20h».

Mi latido se normalizó y me volvió el color a la cara.

Ahora os digo……me hubiese bajado del coche en medio de la M-30 y hubiese cogido a mi contrario por el cuello hasta que se hubiese puesto del color de un pitufo. Así, sin paños calientes.

Casi me mata del susto.


Ya sabéis que a la transferencia hay que acudir con la vejiga llena. Pero ojo con esto, que no es necesario sufrir. Con que bebáis un poco de agua media hora antes es suficiente. Que yo la primera vez lo pasé fatal como novata que era.

Casi no me dio tiempo a beberme la botella pequeña de agua, cuando nos llamaron. Horror…acababa de ir al baño para descargar un poco. Así que cuando nos pasaron al vestuario, me la bebí de un trago.

Seguimos el protocolo de bata, gorro y patucos, esperamos sentados en una silla y me indicaron que ya podía pasar.

Me sentaron en el potro mientras venía la ginecóloga (que resultó ser la Jefa de la Unidad de Reproducción). Me dijo que el embrión había descongelado bien.

¿La palabra «bien» es sólo un 6 sobre 10 como en el colegio, no?. Porque si es así, no me gusta esa palabra. Pero te callas. No sabes si quieres saber más o vivir en la ignorancia.

Por la ventana pequeña podía ver el laboratorio y dentro al embriólogo mirando a través de un microscopio lo que yo imaginé que era  «mi John Nieve, recién salido de Invernalia» (esto sólo lo entenderán los seguidores de «Juego de Tronos»).

La enfermera puso el ecógrafo en mi tripa, mientras la ginecóloga me abría con el «pato». Me preguntó si estaba poniéndome la progesterona, le dije que sí. Me indicó que siguiese con ello a las horas que me correspondiese.

El embriólogo abrió la pequeña ventana del laboratorio y preguntó: «¿Me puede decir su nombre completo?». Se lo dije….muy importante, ¡¡no fuesen a ponerme el embrión de otros!!. Y a continuación se dio la vuelta, lo cogió dentro de una cánula muy fina y se la entregó a la ginecóloga.

Y es el momento de introducirlo dentro. Apenas dura 2 segundos y solo ves en la pantalla un destello y luego un puntito blanco esta vez. Un embrión.Las otras veces siempre fueron dos.

La doctora me dijo que todo había salido bien y que la Beta sería el día 3 de septiembre. 

Luego me dejaron 5 minutos en la camilla y de ahí me pasaron a una silla tumbada. Te dicen que no puedes tener baños de inmersión, nada de sexo, ni esfuerzos, ni coger peso, ni deportes de impacto. Vamos, un planazo.

Y ahí empieza el calvario. Comienzas a cuestionarte todo lo que haces como si de algún modo pudieses influir en gran manera en lo que está pasando dentro de tu cuerpo.

De hecho estornudé en la camilla, y me pregunté……»¿eso se considera un esfuerzo?». Te agarras la tripa instintivamente, no vaya  a ser que se escape.

Luego estuve unos 20 minutos de reposo y para casa. La suerte estaba echada.

Por la noche tuve la tripa bastante inflamada y algún pinchazo en ovario derecho y en el pecho. Pero lo normal después de una transferencia. Cuando llevas 4 anteriores a las espaldas, ya sabes qué es normal y qué no.

Iré colgando en breve cómo están yendo mis días de Betaespera, que como algunas sabréis por experiencia, son bastante angustiosos.

 

2 comentarios sobre “Quinta transferencia y última por la Seguridad Social

  1. Acabo de descubir este blog y uff me has puesto la piel de gallina y a la vez me siento tan indentificada… llevamos 5 años intentando tener un bebe. Llevo un embarazo natural con huevo huero acabado en aborto a las 6 semanas por medicacion. 3 i.a. Fallidas mas una cuarta anulada por sobreestimulación. Primera inseminacion in vitro con dos embriones ( A y C) y quedo embarazada. Vamos a la primera ecografia a las 7 semanas y no hay latido ( nosotros creiamos que solo ibamos a saber si eran uno o dos), esperamos una semana y al final aborto con legrado que fue el martes pasado. Todo esto a sido por la seguridad social. El jueves tengo que ir a ver q me dicen pero no creo que me hagan ninguna prueba porque hasta el tercer aborto nada y estoy pensando en pedirselas al privado, no se si aguantaria otro aborto… espero que tengas muchas suerte el dia 3 y gracias por tu blog y compartir tu experiencia

    1. Muchas gracias por tu comentario preciosa. Yo que tú no dudaría en ir al privado a hacerme las pruebas pero aún así, sigue inténtalo en la Seguridad Social. Yo sólo tuve un ectópico y por uno solo no te mandan a Reproducción Asistida pero le lloré mucho a mi doctora de cabecera y me mandó enseguida. Y luego cuando tuve varios fallos de implantación y los dos abortos bioquímicos, me planté y les dije que no me ponían el ultimo embrión que me quedaba hasta que me hicieran más pruebas de trombofilias, etc. Y me hicieron caso. Con los resultados ya fui a ver a la inmunóloga de la clínica Ruber. Pagué 180 € o 200 € por esa consulta (ya no recuerdo bien) y te aseguro que los pague bien a gusto porque gracias a ella, tuve una salida más en mi tratamiento, que no sé si será la buena pero al menos lo he intentado.
      No te calles y quéjate, haz preguntas, pide pruebas. Es tu vida. Es tu sueño.
      Cuenta conmigo para lo que necesites.
      Un besote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *