Seguimiento embarazo Ectópico

24 de Julio. Resultado de la Beta: 6787 mUl/ml.

No podía ser. El metrotexato no había funcionado. Deciden administrarme una segunda dosis al día siguiente y volverme a citar pasados 4 días para realizarme otra Beta de seguimiento. Estoy cansada de ir al hospital.

29 de Julio. Resultado de la Beta: 3666 mUl/ml.

Por fin está bajando. Me hacen otra ecografía para comprobar que no hay riesgo de hemorragia interna. Afortunadamente no lo hay. Sé de muchas chicas a las que no han podido administrarles metrotexate, porque el embarazo ectópico ha ido avanzando sin dar síntomas preocupantes y una de las trompas se ha roto. En este caso la intervención quirúrgica tiene que ser urgente, porque su vida está en juego. Hay que detener la pérdida de sangre de inmediato, extraer al embrión y a veces también la trompa dañada.

“He tenido suerte, he tenido suerte”, me repetía todo el tiempo. Con la medicación se detenía el crecimiento celular y mi cuerpo absorbería al embrión en unas semanas.

Pero la casa se me caía encima. Seguía con reposo relativo, de baja. Tenía una pequeña piscina en el patio montada porque me encanta tomar el sol, pero tampoco podía bañarme, me lo prohibieron. Y me dió por llorar. Lloraba a todas horas, sobre todo a solas. Recuerdo que mi mejor amiga vino a verme desde Valencia y cuando entró en casa con su niña, la abracé y rompí a llorar. Me sentía muy pequeñita, minúscula, porque no podía hacer nada para evitar lo que estaba pasando.

1 de Agosto. Resultado de la Beta: 2164 mUl/ml.

Me pasaba el día leyendo. Me terminé 2 libros que le dije a mi contrario que me comprase y me recorría internet todos los días de arriba a abajo. Hablaba en los foros con un grupo de chicas que estaban pasando por lo mismo que yo. Conocí especialmente a una chica de Málaga que era enfermera. A ella no le pasaba nada, sólo estaba en el foro para ayudar. Nos llegamos a dar los teléfonos y hablábamos casi a diario. Le estoy tan agradecida. Es una persona maravillosa y me apoyó mucho en esos momentos de angustia.

Yo buscaba causas, motivos, de por qué a mí. ¿Tendría algún defecto congénito en mis trompas? ¿infecciones? ¿Haber tomado la píldora anticonceptiva?. Todas ellas eran algunas de las posibles causas y cumplía más de una. Comencé a sentirme culpable. El embarazo ectópico se estima que se genera en uno de cada cien embarazos y me había tocado el premio.

Empecé a llenar mi mochila de piedras, y cada vez me hundía más.

8 de Agosto. Resultado de la Beta: 668 mUl/ml.

15 de Agosto. Resultado de la Beta: 192 mUl/ml.

22 de Agosto. Resultado de la Beta: 63 mUl/ml.

Deciden darme el alta aunque tengo que seguir viniendo a revisión porque hasta que la Beta no se encuentre en un valor de 8 mUl/ml, no se considera que esté totalmente eliminado. Yo prefería volver al trabajo porque así mi cabeza descansaría un poco.

29 de Agosto. Resultado de la Beta: 19 mUl/ml.

Parece que todo marchaba bien. Me estaba bajando la regla. La próxima cita sería para el 12 de septiembre, así que decidimos irnos una semana de vacaciones. Nos lo merecíamos. Deprisa y corriendo busqué un hotel a pie de playa. Necesitaba deshacerme del olor a hospital que se me había metido en los poros de la piel.

31 de Agosto. Nos marchamos a la playa. Había que curar las heridas con agua de mar y comencé a sentirme más animada.
Descanso

12 de Septiembre. Resultado de la Beta: 8 mUl/ml.

Por fin acabó todo. Nos indican que debemos esperar al menos 6 meses para volver a intentarlo porque mi cuerpo debe quedar limpio del metrotexate. Así que decido aprovechar esos 6 meses para seguir curándome internamente y para hacerme más pruebas y descartar así, que pueda tener alguna malformación o alguna trompa obstruida. Feliz por no tener que volver al hospital….al menos, por ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *