Segunda Transferencia- Embriones Congelados

22 de abril, tengo consulta en el hospital con el ginecólogo. A pesar de que la beta fue muy bajita el doctor me animó mucho porque al menos sabíamos que implantarse, se implantaban, por lo que había posibilidad de embarazo.

Si recordáis me habían quedado 5 embriones congelados, 5 esperanzas. Como decidimos poner los embriones de 2 en 2, esos 5 congeladitos, para mi suponían 3 oportunidades más….pero no, el destino me había preparado otra de las suyas. De los 5 congelados, sólo 2 habían conseguido sobrevivir. Sólo me quedaban 2 embriones en día 5 (blastocistos) de calidad A.

Se me cayó el mundo a los pies. Ni si quiera se me había pasado por la cabeza la idea de que no pudieran salir adelante.

El doctor intentó animarme diciéndome que había muchos estudios que indicaban que había mayores probabilidades de éxito con “blastos” congelados y que si habían llegado hasta ahí, era muy buena señal. Y me agarré a lo que me dijo. Te agarras a lo que sea.

El método de congelación de embriones que se emplea es la vitrificación, que permite conservar la viabilidad y calidad de los embriones tras la descongelación. Es decir, que mantiene los embriones prácticamente en el mismo estado en que fueron congelados. Por esto, las tasas de éxito de la transferencia de embriones congelados son altas.

El gine me indicó que debía descansar un mes y volveríamos a intentarlo. Esta vez al ser congelados, se trataba de una transferencia diferida. No haría falta estimulación ovárica (con lo que me evitaría los pinchazos y los controles cada 48 horas) y tampoco habría punción ni fecundación en laboratorio.
(os dejo el enlace de mi post sobre la punción y la primera transferencia en «fresco», para que veáis la diferencia con una transferencia diferida:
Mi primera punción

Mi primera transferencia de embriones

Sólo habría que preparar el endometrio para recibir a mis pequeñines. Para ello te recetan Meriestra 2 mg. La Meriestra es una pastillita azul, que viene en un blíster como las píldoras anticonceptivas, marcando del 1 al 28.
Hay que tomar:
– Del segundo al octavo día del ciclo un comprimido cada 24 horas,
– Del noveno al décimo día un comprimido cada 12 horas,
– Y a partir del onceavo día del ciclo, un comprimido cada 8 horas de forma ininterrumpida.

Meriestra

En la actualidad (2018) las farmacias ya no suministran Meriestra, y a en su lugar os recetarán parches de Evopad, que es lo mismo, pero se ponen sobre la piel.

El principio activo de esta medicación es el valerato de estradiol. El estradiol es una hormona sexual femenina natural que pertenece al grupo de los estrógenos. Es la misma hormona que los ovarios producen antes de la menopausia por eso este medicamento también se utiliza para aliviar los síntomas de ésta. En el caso de la Reproducción Asistida, se utiliza para engrosar el endometrio y que tenga la medida perfecta para recibir a los embriones.

Por fin el día 12 de mayo me bajó la regla y al día siguiente, como me había indicado, comencé con Meriestra.

¿Qué cómo me sentó la Meriestra?

Fatal……dolores de cabeza, angustia, ganas de vomitar, retención de líquidos y un espantoso mal humor todo el santo día. Es mejor que no miréis los efectos secundarios de este medicamento (acabo de decir las palabras claves para que vayáis corriendo a mirar el prospecto), pero no, en serio, sólo tomamos estas pastillas durante unos días, así que nos os alarméis.

El 25 de mayo tuve control ecográfico. El doctor me dijo que el endometrio estaba en 10 mm y que estaba perfecto.

El endometrio para que sea receptivo debe tener un aspecto trilaminar (se observan tres líneas paralelas en la ecografía) y un grosor de entre 7 y 10 mm.

La transferencia sería el día 1 de junio. Entonces me empecé a rayar. Si el endometrio óptimo estaba entre 7 y 10 mm, yo ya lo tenían en 10 mm, pero la transferencia iba a ser en 7 días, mi endometrio iba a seguir creciendo con la Meriestra. Empecé a buscar por internet y leí que 14 mm es el máximo de grosor que consigue el endometrio al finalizar la fase proliferativa.

Tenía que haber hablado con el ginécologo de este tema. No sé con cuantos milímetros llegué a la transferencia. Se supone que si ellos son los profesionales y no te cancelan el ciclo, es que todo va bien. Pero siempre me quedaré con la duda.

Desde ese día, me indicaron también que debía ponerme los óvulos de progesterona cada 8 horas para mejorar las condiciones del útero y favorecer la implantación.

Transferencia

1 de junio. Los dos blastos de 5 días descongelaron perfectamente y me hicieron la transferencia. Esta vez fui lista y mi vejiga iba solo a la mitad para no pasar el calvario de la primera vez. La beta sería el 15 de junio. Tampoco me cuadraba una beta en 15 días porque cuando son blastos, los embriones ya tienen 5 días y a los 10 días de la transfe ya podrías hacerte la beta, porque los embriones tendrían 5+10 días.

Betaespera

5 de junio. Supuestamente a las 48 horas de la transferencia de blastos se produce la implantación. No sé si seguían conmigo o no. Yo hablaba con ellos cada día. No quería que se sintieran solos.

Mis pechos estaban ligeramente hinchados (seguramente por la progesterona) pero no tenía ningún síntoma más. Estaba preocupada.

6 de junio.-Empezaron los pensamientos negativos. Me desperté a las 4 de la mañana, muy nerviosa y tuve que quedarme en el sofá. No sé porqué pero me dió por tomarme la temperatura basal cuando me desperté. Tenía sólo 36,51 y eso provocó que me diese un tremendo bajón. Normalmente esa temperatura era la que yo solía tener los días después de ovular.

Los días posteriores tuve leves dolores de ovarios. Los pechos seguían inflamados y me encontraba muy nerviosa. Por las noches se me inflamaba mucho la tripa como cuando me bajaba la regla.

9 de junio. Me desperté con 37,05 de temperatura basal. ¿Y esta tempe? No entendía nada. Decidí hacerme un test de embarazo de tiras (8 días post transfe + 5 de los blastos, ya eran 13 días) y blanco nuclear. No tenía más síntomas y los pechos estaban menos hinchados.

10 de junio.- Otra vez la temperatura a 37. Me hice otro test, y negativo total. Leí por internet que la progesterona alteraba la temperatura, por eso la tenía tan alta. Por nada más.

Resultado de la Beta

15 de junio. Llegó el día de la Beta. A mediodía los resultados estaban colgados en el portal del paciente.

Negativa.

Estaba en el trabajo así que no podía dejar que nadie me lo notase. Cuando llegué a casa me senté a solas en el suelo de mi habitación y rompí a llorar.

Durante todo este proceso muchas son las veces en las que piensas que nadie entiende tu dolor. Nadie lo vive como tú. Sólo tu cuerpo sufre el tratamiento y sólo tu cabeza te juega malas pasadas. No digo que mi contrario no sufriera, pero es un sufrimiento diferente, no tan obsesivo ni tan destructivo. Estoy segura que la mayoría de nosotras no les contamos ni la mitad de las cosas que hacemos o pensamos para que no crean que estamos demasiado preocupadas, obsesionadas o un poquito locas.

Son tantas las preguntas que te haces cuando tienes un negativo, pero una es la que se repite constantemente……

¿Porqué yo no puedo?.

Eran dos blastos, dos campeones, de la mejor calidad. ¿Qué había pasado esta vez? ¿fue el grosor de mi endometrio el que falló?….

Dejé toda la medicación para que me bajase la regla. Regresé a la consulta y hablé con el ginecólogo para que me dieran nueva cita y comentarle lo del endometrio. No le dió importancia. Que estaba todo perfecto. Y agachas la cabeza, coges tus cosas y te vas. Es lo que tiene la Seguridad Social supongo, que las respuestas a tus preguntas son bastante limitadas.

Me volvieron a citar para el 16 de agosto, así que intentaría pasar el verano tranquila.

Había aprendido 3 cosas de esta segunda transferencia:

1. Que si había una próxima vez en la que la transferencia fuese de congelados, insistiría mucho en el grosor del endometrio y no permitiría que me pusieran los embriones si no estaba entre 7 y 10 mm.

2. Que es absurdo tomarse la temperatura basal cuando estas tomando progesterona, porque esta medicación hace que suba la temperatura y puede crearte falsas ilusiones.

3. Aunque los tratamientos los hagas por la Seguridad Social y no pagues, estas en el mismo derecho que cuando vas a un privado a que te den respuestas, a que te expliquen las cosas, a quejarte, a parar si no estás de acuerdo, a pedir que te hagan más pruebas.
Yo al principio pequé de novata, pero fui aprendiendo.

Un comentario sobre “Segunda Transferencia- Embriones Congelados

  1. Yo lo hice por la SS e a principios bien ya apartir del segundo intento el médico muy borde me quitaba las ganas de seguir con el tratamiento. Lo seguimos porque quiero ser madre e se realmente estoy muy bien porque no me quedo, después del aborto no he vuelto a quedar e estoy muy desanimada pero no lo voy a desistir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *