Temperatura Basal

La temperatura basal es la temperatura del cuerpo de una persona que se acaba de despertar después de haber dormido durante mínimo 5 horas.

Lo primero que debes saber, es que si decides probar con este método, debes ser muy constante porque requiere que te tomes la temperatura todos los días con el mismo termómetro basal, a la misma hora, según te despiertas y sin hablar ni realizar ningún movimiento. Puedes tomarla oral (menos precisa), vaginal o rectal. Yo, aunque era menos precisa, la tomaba de forma oral porque así tenía el termómetro más a mi alcance y tenía que realizar menos movimientos…… Aparte de que oía el pitido del termómetro mejor jeje.

¿Qué necesitas?

  1. Comprar un termómetro basal. Los termómetros basales digitales son la mejor opción (descartad los de cristal) porque son precisos y muy rápidos. Te dan la lectura entre 30 y 60 segundos de tenerlo puesto. Además, mientras que los termómetros convencionales miden décimas de grado, los termómetros basales miden a la centésima. Es decir, en la pantalla aparece la temperatura seguida de dos dígitos (Por ejemplo: 36,54). Podéis encontrarlos por internet entre 7 y 12 euros.
    Termómetro basal
  2. Apuntar las temperaturas en una gráfica on line o en un excel. Para sacar conclusiones, debes haber rellenado al menos 3 meses seguidos de temperaturas. Yo rellenaba la gráfica de la página Proyecto Bebé. Te registras con un usuario y contraseña que tu misma creas y vas a la opción «Mis gráficas“. También en internet tienes la opción de descargarte plantillas gratuitas de gráficas de temperaturas en excel,como por ejemplo en la página

Conocer tu patrón de temperatura basal es importante porque te ayudará a confirmar cuales son tus días más fértiles y cuando se produce tu ovulación. También podrás averiguar cuánto dura tu fase lútea (última parte del ciclo) que es constante en todos los ciclos.

Es importante saber que:

  • En la primera parte del ciclo, durante la bajada de la regla y hasta que llega la ovulación, la temperatura es más baja. En mi caso por ejemplo iban de 35.90 a 36.30.
  • Cuando pasa la ovulación, se produce una subida , que debe ser de por los menos 2 décimas de las temperaturas anteriores, y se mantiene (con alguna oscilación) durante la fase final del ciclo (fase lútea). Esto es así siempre que no haya factores externos que hayan influido, como por ejemplo si has estado enferma.
  • El aumento de temperatura se registra de un día a dos después de haber ovulado, no antes de la ovulación. En mi caso tras la ovulación subía a 36.50-36.55 y durante la fase lútea podía llegar hasta los 36.80.
  • Permanece alta durante toda la fase lútea, hasta un día o dos antes de la llegada de la menstruación, que daría inicio al ciclo siguiente. También puede bajar el mismo día que te viene el período.
  • Lo bueno de saber cuándo ovulas, es que entre 10 y 16 días después (dependiendo de la duración de tu fase lútea) te ha de venir el período, es decir, que si no llega y tu temperatura se mantiene alta durante más de 18 días, es muy probable que puedas estar embarazada. Cuando tuve el embarazo ectópico pude comprobar que mi temperatura llegó a subir hasta 37.10.
  • Se deben mantener relaciones los días anteriores a la subida de temperatura, es decir, antes de haber ovulado. Esto lo sabrás como te indico, cuando lleves al menos 3 gráficas con la temperatura controlada porque ese patrón te dirá qué día del ciclo sueles ovular y ya sabes que es importante mantener relaciones 3 días antes de ovular, el día que ovulas y 2 días de después.

Os dejo un ejemplo de una de mis gráficas para que comprobéis las subidas y bajadas que os indico:

Gráfica temperatura

Como podéis ver en mi gráfica de Proyecto Bebé hay una línea intercalada horizontal que separa dos momentos bien diferenciados. El primero, hasta el día 19 del ciclo en mi caso, con temperaturas bajas (que están por debajo de esa línea horizontal), y el segundo, a partir del día 20 del ciclo, ya con temperaturas más altas (por encima de la línea horizontal), hasta que comienzan a descender cuando se acerca de nuevo, la llegada del período. En este caso el día 33 del ciclo.

A tener en cuenta:

  • Si observas que no ha habido aumento de la temperatura, probablemente no ha habido ovulación y podría tratarse de un ciclo anovulatorio. Esto puede deberse a que hayas sufrido un período con mucho estrés, que hayas realizado algún viaje que haya alterado tu ciclo, que estés tomando algún medicamento que haya podido afectar, etc. Pero si observas que tu temperatura no aumenta durante varios ciclos seguidos, debes acudir al médico para realizarte pruebas, ya que puede que padezcas el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) o el de Fallo Ovárico Precoz (FOP), que se caracterizan por la ausencia de ovulación.
  • No hay ovulación si no sube la temperatura. Puede ocurrir que la subida sea tan pequeña, que pase desapercibida.
  • Si observas durante varios ciclos que, tu temperatura sube muy poco, o bien que después de subir vuelve a bajar, o bien que se mantiene alta durante menos de 10 días, podría ser que tengas una carencia de progesterona o una malfunción del cuerpo lúteo.
  • Si observas durante varios ciclos que, tus temperaturas son muy bajas durante todo el ciclo, puede haber un problema de hipotiroidismo. Y si son muy altas, podría haber un problema de hipertiroidismo.

Un consejo personal:

Es muy difícil no obsesionarse con este tema. Yo lo hice durante un tiempo y lo tuve que dejar. Creo que es necesario que durante unos meses sí que hagáis el seguimiento para tener vuestro patrón y saber cuáles son vuestros días más fértiles y el día de la ovulación, pero que no os vaya la vida en ello. Yo dejé de tomarme la temperatura todos los días. Lo que hacía es que comenzaba unos días después de la regla y seguía hasta ver que había subido la temperatura, para confirmar que había ovulado. Después en la fase lútea, dejaba de tomármela porque me encontraba con muchas subidas y bajadas, o también muchas veces se mantenía alta toda la última fase (lo cual hacía crecer las esperanzas de un posible embarazo) pero un día amanecía con una bajada en picado y ese mismo día me venía el período.

Y recordad que lo importante es que no desesperéis. No es verdad que muchas mujeres se queden embarazadas a la primera. Ocurre, claro que sí, pero no es tan fácil. Lo normal es que se tarde unos 6 meses y siempre tened en cuenta que si la mujer es mayor de 35 años este tiempo se duplica. Pero hay que seguir en la lucha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *